Tristezas

La tristeza de trabajar es probablemente incomparable a la tristeza de no tener trabajo.  La una peca de cansancio. La otra, cansada, peca de no poder decir; “estoy cansada”.  La una se desmaya en el sofá, extiende sus piernas y exclama “¡hoy no hago nada!”. La otra, avergonzada, no encuentra un momento, pues no se … Sigue leyendo Tristezas