La cámara secreta

Teil 1

Cuando abría la puerta de la cámara secreta… mi corazón no me dejaba escuchar nada.
La poca luz que caía desde la rendija de la puerta provocó un movimiento en las sombras.

Un crujido, algo que me pareció un gruñido me hicieron retroceder. El latir como una bomba, me saturaba la garganta. Un pitido en los oídos, y un ardor en el estómago. Eso recuerdo. No sé porque entré, no sé como atravesé el portón. Quedé ciega y muda y todos los sonidos de mis órganos interiores se hicieron exponenciales, ocupando y creando una especie de orquesta fúnebre.

Cuando mis ojos se acostumbraron a las sombras, y el pitido disminuyó, empecé a caminar sin rumbo. La sala estaba respirando. No debía haber muchos objetos. Caminé con unas manos extendidas agarrando con fuerza el manojo de llaves. Esa iba a ser mi arma, todas las llaves del castillo estaban en mi mano.

Fue entonces cuando el movimiento se hizo evidente, me acerqué a una pared, posé mi espalda, busque una puerta. La pared se ambombaba y se hundía en una respiración profunda…

Pd: Gracias a Ana Llurba again!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s