Ella

 

 

Quizá no haya quedado ni un átomo de ella.

La recuerdo tan cabeza loca, ni siquiera un pensamiento remarcable. Sólo pitidos de sirena, sonrisas a medias, desesperación, talento a raudales, inocencia, desconocimiento del mundo y amor a las causas perdidas.

Dulzura, dieciséis años y un talante agresivo, de desprecio, un  “dejamenpazquetunomeconoces” explotando constantemente en las manos.

Noches sin fin, sin razón, tiempo en grupo, por para él grupo.

Soledad autolesionante, autosugestionada a ritmo de portazos.

Nunca supo lo que querían decir con “estar sola”. Añoraba esa palabra, sola; ¿Qué significará estar sola? A esa edad, ella no lo estaba. Vivía con sus miedos y paranoias. Sus pulseras de cuerda, sus notas de cuaderno, sus miradas de desaprobación, su aburrimiento, su cambiante yo, ¿yo?

Yo no soy nada de eso – me contestaría ella arrogante.

Y yo, ahora, abrazándola, le diría;

 (…) Mi niña. me haces tanta falta en este mundo de adulta, donde la soledad victoriosa, (que alcancé con el esfuerzo de años) ahora verdadera e irrisoria, me produce vértigo. Mi niña. Tus soledades son el calor y la música de mi vida. Por fin nos encontramos.

Tu con el ansia de volar sola y yo con la nostalgia de acariciar dulzura.

Y entonces fuimos una.

Tierna soledad.

Sobria traviesa.

Ligeramente ebria, y adulta.

IMG_20180610_230318

3 comentarios sobre “Ella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s