Tristezas

La tristeza de trabajar es probablemente incomparable a la tristeza de no tener trabajo. 

La una peca de cansancio.
La otra, cansada, peca de no poder decir; “estoy cansada”. 

La una se desmaya en el sofá, extiende sus piernas y exclama ¡hoy no hago nada!”.
La otra, avergonzada, no encuentra un momento, pues no se permite sentarse, no se siente con derecho a parar, pues nadie opina que tenga razones para ello. 

Son dos tristezas confrontadas.

La una  con derecho social a existir, a reclamar más tiempo, más dinero, a reclamar que no puede más, que esta harta.

La otra con la desgracia de no ser parte de nada, de ilegal, de busca-fortunas, de trabajar tanto o más y de estar infravalorada, no remunerada.

Se miran con ojos de desconfianza. Deseosas de ser la tristeza ajena.

IMG_20180521_134201

Ojalá tuviera más tiempo – suspira la primera. 

Mientras la segunda en silencio, piensa:
Ojalá mi tiempo valiera.

3 comentarios sobre “Tristezas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s