¿Si?

Mientras hablaba por teléfono comía un plato caliente. La noche estaba fresca, acababa de caer una tormenta de verano. El aire parecía querer ayudarle a respirar, era un alivio. Su voz estaba tomada por el catarro, por un mal de mayo. La voz al otro lado del teléfono era grave y suave. Al principio a penas la oía, en parte por su bloqueo de las fosas nasales y en parte porque previamente escuchaba música muy fuerte. Tardó unos cuantos minutos en escuchar la voz con claridad, en verse envuelta por los susurros. Esos delicados comentarios que le abrazaban, y le hacían visualizarlo, como si èl estuviera allí mismo. Podía ver su cuello, su oreja, su barba, todo de cerca. Si se hubiera dado cuenta… mientras tanto había empezado a tocarse, levantándose brevemente la falda, a acariciarse melosamente. Su mente allá arriba, donde las ondas del teléfono, junta a las personas. Dándose un abrazo a golpe de palabras. Sólo al colgar, se dio cuenta de que su mano, cariñosa, estaba tocando su muslo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s